Javier Marías logra el Premio de la Crítica por ‘Berta Isla’

Los críticos españoles también galardonan al poemario
‘Clima mediterráneo’ de
Luis Bagué Quílez. En catalán las autoras premiadas son
María Guasch

y Zoraida Burgos, mientras que en gallego el jurado reconoce a
Emma Pereira

y Lupe Gómez y en euskera a
Aingeru Espaltza

y Luis Garde.

image

Javier Marías, por la novela Berta Isla, y Luis Bagué Quílez, por el poemario Clima mediterráneo, han sido reconocidos con los Premios de la Crítica a los mejores libros de narrativa y poesía en castellano que otorgan cada año los críticos españoles a trabajos publicados el año precedente en las cuatro lenguas oficiales españolas.

La última novela del escritor y académico de la Lengua Javier Marías, que ya consiguió este premio en 1992 con Corazón tan blanco, acumula desde su publicación el pasado mes de septiembre elogios tanto de críticos como de lectores. Berta Isla es una historia de amor camuflada con ropajes tomados del género de espías que sigue la relación entre la mujer que da título a la obra y Tomás Nevison (un hombre reclutado por los servicios de inteligencia por su don para los idiomas; de nuevo trasfondos lingüísticos y filológicos en un trabajo de Marías), una relación más de ausencias que de presencias, con encuentros y desencuentros y marcada por la pesada losa de la espera.

Según el ponente del jurado José María Pozuelo Yvancos, Berta Isla es una “novela de gran altura en el contexto de la narrativa europea y supone una continuación del arco abierto en Tu rostro mañana, de la que hereda algunos personajes”. La novela, ha añadido, “se sirve del género del espionaje para hacer bajar al lector a las profundidades de la condición humana y con su original estilo combina reflexión y acción, a lo que añade momentos líricos para entrar en grandes asuntos universales como el amor, los secretos, la impenetrabilidad del otro o la falta de ética de las cloacas del Estado”.

Por su parte, el premio a Luis Bagué Quílez reconoce una obra que camina entre lo políticamente incorrecto con referentes de pinturas rupestres, las redes sociales, Velázquez, Don Quijote, el toro de Osborne o la alta velocidad e incluye una visión reflexiva y escéptica del mundo.

image

En catalán, los ganadores han sido la novela Els fills de Llacuna Park (Los hijos de Llacuna Park) de María Guasch, una historia en la que una joven profesora de lengua en una prisión reconoce en la cárcel a una mujer, y el poemario Convivència d’aigües (Convivencia de aguas) de Zoraida Burgos, un volumen que recopila toda su obra.

Mientras, en gallego se ha reconocido el trabajo de Emma Pereira Bibliópatas e fobólogos, una obra que “abraza el género del relato corto para reflexionar sobre la presencia de los libros en la vida con humor e ingenio construyendo metáforas de nuestro tiempo”, y el poemario de Lupe Gómez Camuflaxe, un libro que “sobrevuela la voluntad de plantear un ejercicio mimético para identificarse con un entorno en el que se constata la desaparición del mundo rural y la fuerza de lo telúrico”.

Por último, en euskera han sido premiados Aingeru Espaltza por la novela Mendi-joak (Mal de altura), de la que el miembro del jurado Javier Rojo ha destacado que en ella “confluyen el ansia de la libertad y los sentimientos de la fatalidad opresora” y aparecen amistad, arrogancia, envidia y pequeñas miserias de los personajes, y Luis Garde por el poemario Barbaroak baratzean (Bárbaros en el jardín), del que Rojo remarcó sus imágenes relacionadas con la idea del muro que se construye en Occidente contra la llegada de inmigrantes.

Murcia ha acogido este año la reunión del jurado del LXIII Premio de la Crítica, integrado por representantes de distintas instituciones españolas, universidades y diarios con suplementos literarios de tirada nacional. Al premio han concurrido alrededor de 40 novelas y 45 poemarios seleccionados mediante votación por los miembros de la Asociación Española de Críticos Literarios. El Premio de la Crítica es el tercer premio literario más antiguo de España, tras el Nadal y el Planeta, y el único en el que se premian obras escritas en las cuatro lenguas del Estado (castellano, catalán, euskera y gallego). La historia de este galardón comenzó en 1956, a partir de la propuesta de un grupo de críticos literarios que decidieron crear un premio independiente, de reconocido prestigio, para contrarrestar la influencia de los premios comerciales.

Si te ha gustado, compártelo
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario