El joven Steinbeck terminó al menos tres novelas que nunca llegaron a publicarse, dos destruidas por el propio autor, inmerso en la búsqueda de su estilo, y otra, la que nos ocupa, que ha permanecido oculta al mundo hasta ahora. Titulada ‘Murder at Full Moon’, los gestores del legado del escritor han impedido durante décadas que vea la luz o sea publicada. Se aleja del estilo realista y las temáticas habituales de madurez del autor (centradas en aspectos sociales de la gente del pueblo y la Gran Depresión) para acercarse al mundo del misterio y, sorpresa, el hombre lobo.

Para Emily Brontë su refugio, su hogar, eran los páramos de Yorkshire, al norte de Inglaterra, una tierra agreste, inhóspita, tan dura como la escritora, que nació en esas tierras hace ahora 200 años y que pasó en ellas buena parte de su vida, hasta que la tuberculosis se la llevó a los 30 años, dejando como legado sus poemas y una novela, ‘Cumbres borrascosas’.