¿Habrá Nobel de Literatura en 2019?

Lejos de aplacarse, la polémica en torno a la Academia Sueca, encargada de entregar el premio literario más importante del mundo, no hace más que enredarse con cada nueva noticia que llega desde el país nórdico. En esta ocasión, el posible aplazamiento indefinido de la concesión del próximo galardón.

Academia Sueca - Nobel de Literatura

Tras los escándalos de abusos sexuales, filtraciones de ganadores a los medios y las subsiguientes dimisiones de miembros del jurado, parecía que las aguas se habían calmado en la Academia Sueca con el anuncio de que la entrega del próximo Premio Nobel de Literatura se pospondría hasta 2019.

Nada más lejos de la realidad.

El director de la Fundación Nobel, Lars Heikensten, ha dicho en una entrevista radiofónica que recoge el New York Times que tal vez tampoco haya Nobel de Literatura en 2019, lo que hace un poco más profunda la crisis que sacude a la Academia Sueca, la institución encargada de otorgar el galardón y que tiene más de dos siglos de historia. Heikensten ha declarado en la emisora sueca Sveriges Radio que el premio “se concederá cuando la Academia Sueca haya recuperado la confianza del público, y eso quiere decir que no hay una fecha límite para 2019”.

Un paso atrás

Sin señalar a nadie, el director de la Fundación Nobel apremió a los 10 miembros activos que quedan en la Academia a que consideren abandonar sus puestos. “Creo que todos deben pensar si son buenos para la Academia y el Premio Nobel, ahora y en el futuro, o si es mejor dar un paso atrás”.

La Fundación Nobel administra los fondos para los galardones pero, por voluntad de Alfred Nobel, la Academia Sueca es la encargada de conceder el premio de Literatura. Según Heikensten, si esta última no es capaz de resolver sus problemas, la Fundación Nobel podría designar una nueva institución para administrar el galardón, una medida que precisaría de una amplia reforma de sus estatutos: “Hay muchos dispuestos a dar un paso al frente”, dijo. Pero algunos miembros, como Per Wastberg, creen que no se podría encargar a otro la concesión del Nobel de Literatura: “No es posible, iría contra la voluntad de Alfred Nobel y contra la ley”.

Abusos y acoso sexual

Este nuevo cruce de declaraciones se añade a la polémica que rodea a la Academia Sueca desde que el pasado noviembre el diario sueco Dagens Nyheter publicase que 18 mujeres habían acusado de abusos y acoso sexual a Claude Arnault, un empresario cultural con fuertes lazos con la Academia Sueca y, además, marido de una de sus miembros, Katarina Frostenson. Para mayor escarnio, muchos de los abusos se habrían cometido en inmuebles propiedad de la Academia Sueca.

Sara Danius, la primera mujer que dirigía la institución, encargó una investigación externa sobre el caso, cuyos resultados llevaron a distintas dimisiones, incluida la de la propia Danius, precio que los partidarios de Frostenson, que no estaba dispuesta a irse, habrían reclamado por la renuncia de la mujer de Arnault. Como os contamos en su momento, en teoría estos cargos son vitalicios y no se puede renunciar a ellos, aunque en la práctica ocho de sus miembros no constan ya como miembros activos. Así, solamente quedan 10, insuficientes para, por ejemplo, nombrar a nuevos integrantes (se precisan 12).

Cuando se anunció el aplazamiento del próximo Nobel de Literatura, la Academia Sueca y la Fundación Nobel avanzaron una reforma de los estatutos (para flexibilizar la incorporación y salida de miembros, entre otras cuestiones), una mayor transparencia de la organización y hasta la contratación de un mediador. Por el momento nada ha trascendido de sus trabajos y cada noticia que llega desde Suecia, como esta entrevista a Heikensten, no hace sino embrollar más la cuestión. Tal vez Kazuo Ishiguro sea el último Nobel de Literatura de la Historia…

Si te ha gustado, compártelo
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario