Marian Keyes y la escritura como terapia

La autora irlandesa regresa a las librerías españolas con ‘Una pareja casi perfecta’, su primera novela en tres años.

image

por Susana C. Gómez (Twitter / Goodreads)

Hay quienes, como Alejandro Palomas, creen que un autor debe sentarse a escribir con la terapia ya hecha, sin valerse de su obra para exorcizar traumas o demonios. Pero para otros narradores la ficción es un vehículo perfecto para alejar de sí problemas, tragedias o pesadillas. Porque, al igual que un ser querido puede salvarte la vida, también puede hacerlo un libro, ya sea al leerlo o al escribirlo.

Es el caso de Marian Keyes, cuya última novela, Una pareja casi perfecta, acaba de llegar a las librerías españolas y para quien la escritura ha sido un salvavidas que la ha mantenido a flote, no sin altibajos, desde que empezó a componer relatos a principios de los años 90. Entonces Keyes (Limerick, Irlanda, 1963) luchaba contra su alcoholismo, la ansiedad, la depresión y un intento de suicidio. En 1995 ingresó en una clínica de rehabilitación (sigue sobria desde entonces) y fue entonces cuando comenzó a escribir unos relatos que, sin demasiadas esperanzas (como ella misma ha confesado, su autoestima es escasa), envió a una editorial. Lejos de rechazarlos, el editor la animó a escribir algo más largo. El resultado fue su primera novela, Claire se queda sola (Watermelon), con la que inició la serie que dedicaría a las hermanas Walsh, una exitosa carrera literaria y, lo que es más, hasta un género, el chick-lit, al que se adscriben también las novelas de Helen Fielding sobre Bridget Jones y otras muchas, con frecuencia inferiores a las publicadas por Keyes.

En realidad el término chick-lit puede sonar peyorativo (por culpa de todos esos subproductos etiquetados como tales), porque aunque en las novelas de Keyes hay mucho humor, ironía y temas podríamos decir ligeros, ya desde su debut sus protagonistas han tenido que lidiar con temas tan poco ligeros como rupturas sentimentales que rompen corazones y dejan madres solteras e hijos sin padres, la violencia de género, la viudedad, alcoholismo/drogadicción, depresión (e intentos de suicidio) o cáncer, además de diversos problemas familiares y de pareja o profesionales. Pero pese a la dureza de los temas, Keyes intenta siempre aportar una nota de humor para rebajar la densidad dramática y, sobre todo, para proporcionar un atisbo de esperanza, no sólo al lector, sino también a ese retablo de personajes tan (a veces, dolorosamente) humanos que pueblan sus páginas y entre los que destacan con luz propia las mujeres de la familia Walsh.

image

Cada una de las cinco hermanas Walsh (Claire, Rachel, Maggie, Anna y Helen) tiene su propia novela (y su singular madre, Mamá Walsh, un par de volúmenes comercializados como ebooks) y además unas y otras van apareciendo en las novelas protagonizadas por sus hermanas, así que a lo largo de los años los lectores han podido saber cómo les iba a estos personajes que han ido madurando con el tiempo, al igual que su propia creadora.

Junto a la serie de la familia Walsh Keyes tiene otro puñado de novelas independientes (Lucy Sullivan se casa, Por los pelos, Sushi para principiantes, Lizzie ha vuelto, ¿Quién te lo ha contado?, Un tipo encantador, La estrella más brillante y Mi karma y yo, aparte de Una pareja casi perfecta), varias recopilaciones de artículos (Bajo el edredón y Mi vida: instrucciones de uso) y un libro sobre dulces.

Aunque Salvada por los pasteles es más que un libro sobre dulces. Está a medio camino entre la repostería, las memorias y la autoayuda, como bien explica Javier Dale en este artículo que le dedicó a la autora irlandesa, una mujer que encontró en la cocina una forma de superar su (con suerte) último gran bache, hace unos años. Un periodo de 18 meses en el que el suicidio fue un peligro real y durante el que escribió (no sin dificultad) Helen no puede dormir, la historia de la quinta de las hermanas Walsh y en la que narraba (de nuevo la terapia) el infierno por el que estaba pasando entonces.  

En cuanto a Una pareja casi perfecta (The Break), su primera novela en tres años, la acción arranca cuando la protagonista, Amy, recibe una extraña petición de su marido: quiere que se tomen un descanso (de ahí el break del título original). Dejando a un lado las resonancias que la expresión tiene para cualquier seguidor de Friends (para los despistados: el descanso de Ross y Rachel), la propuesta deja a Amy descolocada. Sí, Hugh es el marido perfecto, guapo, buena persona y gran padre, así que no debería ser problema. Pero que se vaya seis meses lejos de ella, de su familia y casa para viajar por el mundo como un soltero hace saltar todas las alarmas. Porque puede que no vuelva, o que vuelva cambiado. O puede que si regresa ella haya cambiado. ¿Y qué debe hacer ella mientras? Amy se une así a otras protagonistas de las novelas de Marian Keyes, mujeres que de un día para otro ven tambalearse los cimientos sobre los que habían construido sus vidas. Cada una de ellas lo resuelve de un modo diferente, ¿qué hará Amy?

Si os interesa adquirir Una pareja perfecta podéis hacerlo en vuestra librería habitual o siguiendo estos enlaces de compra, con los que nos ayudaríais a mantener este sitio.

| Comprar en Amazon | Comprar en Casa del Libro | Comprar en iBooks |

Más sobre Marian Keyes

| Web oficial | Twitter | Facebook | YouTube |

Si te ha gustado, compártelo
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario