Igor Oleynikov y Eiko Kadono, ganadores de los Premios Hans Christian Andersen 2018

Los galardones se anunciaron durante la Feria del Libro Infantil de Bolonia, en la que también se dio a conocer que la norteamericana Jacqueline Woodson ha logrado el Premio Astrid Lindgren 2018.

La Organización Internacional para el Libro Juvenil (IBBY) ha anunciado esta semana durante la Feria del Libro Infantil de Bolonia los galardonados en la edición de 2018 de los Premios Hans Christian Andersen. Considerados los Nobel de la literatura infantil y juvenil, se entregan cada dos años y reconocen la obra de toda una carrera de escritores e ilustradores vivos y el valor de sus aportaciones en estos géneros. Este año, los premios han recaído en la escritora japonesa Eiko Kadono y el ilustrador ruso Igor Oleynikov.

Los ganadores fueron anunciados por Patricia Aldana, portavoz del jurado de esta edición, que hizo hincapié en lo “armonioso” de la deliberación y la decisión final, así como que lo que se buscaba este año era a autores que con su obra conectaran con los niños y asumieran riesgos creativos, historias e ilustraciones que inspiren la “creencia de que estas obras deben estar disponibles para los niños de todo el mundo”.

image

Eiko Kadono (Tokio, 1935) es conocida sobre todo por su serie Majo no takkyūbin (traducido aproximadamente como El servicio de mensajería de la bruja), de 1985, en la que se cuenta la historia de Kiki, una niña que sigue la estela de su madre para convertirse en bruja y que sobrevive por sí misma y usando sus habilidades mágicas en la ciudad de Koriko. El gran Hayao Miyazaki y su Studio Ghibli adaptaron la serie al cine de animación en 1989. Según el jurado de la IBBY, hay un “encanto, una compasión y un impulso inefables en la obra de esta gran autora japonesa. Los libros de Kadono son siempre sorprendentes, atractivos y enriquecedores, casi siempre divertidos y siempre apasionados por la vida”.

Autora de más de 250 obras originales, Eiko Kadono es el tercer escritor de origen japonés en recibir el Hans Christian Andersen, tras Michio Mado en 1994 y Nahoko Uehashi en 2014. La autora no pudo estar presente durante el anuncio, pero se declaró “muy honrada de recibir el premio que lleva el nombre de Andersen, a quien he amado desde mi infancia”. La organización destacó la fuerza y determinación de los personajes femeninos de la obra de Kadono, capaces de inspirar a una nueva generación. Finalmente, la IBBY alaba el lenguaje de Kadono en sus libros ilustrados, que “destaca por su carácter lúdico y el uso de la onomatopeya. Y por supuesto, el lenguaje hermoso pero sencillo de sus novelas las hace extremadamente legibles”.

image

Igor Oleynikov (Liúbertsy, Moscú, 1953), que comenzó su carrera como animador en Soyuzmultfilm, es un ilustrador reconocido por prestar su arte a obras originales de ficción, el Viejo Testamento, cuentos de Andersen o los hermanos Grimm, así como a adaptaciones de clásicos rusos de Alexander Pushkin, Nikolay Gogol o Leon Trotsky, además de a respetadas reinterpretaciones del folclore ruso. Según el jurado, “este ilustrador excepcional puede dar vida a la página de una manera que debe ser la envidia de sus compañeros. Además, da vida a un extraordinario elenco de personajes. Oleynikov aporta a su trabajo el gran vocabulario artístico ruso, estilo y pasión. Aunque dice que no le gusta ilustrar a los niños ‘lindos’, es más que capaz de crear belleza –en sus paisajes y en sus personajes–. Hermosas o no, humanas o no, rebosan vida, movimiento y expresión”.

El artista ruso, químico de formación académica y que no ha estudiado arte formalmente, ha ilustrado más de 80 libros para lectores jóvenes, incluyendo clásicos como Alicia en el país de las maravillas, Doctor Jekyll y el señor Hyde, Peter Pan o El Hobitt. La IBBY destacó en su comunicado que “sus versiones de los clásicos son siempre originales y sorprendentes, nunca obvias o lo que uno podría esperar [….] Si bien sobresale en las formas cortas –poemas, cuentos, cuentos tradicionales–, también puede crear fabulosos libros ilustrados. Su talento no tiene límites”.

Además de a Kadono y Oleynikov, la organización destacó la alta calidad de todos los candidatos que optaron al galardón y ha creado un listado en el que recomiendan 15 obras destacadas que, según la IBBY, “albergan la más alta calidad y merecen ser traducidas al mayor número de lenguas y leídas por sí mismas”. La creación de este listado obedece, según Patricia Aldana, a que muchos autores y obras excelentes no llegan al gran público o el mercado literario general por la carencia de suficientes traducciones; así, señaló el deseo del jurado de “ayudar a construir puentes de entendimiento y ampliar el acceso a los mejores libros. Los niños no son un mercado, son lectores y merecen lo mejor”.

Eiko Kadono e Igor Oleynikov recibirán el premio que recuerda a Hans Christian Andersen en el próximo congreso internacional de la Organización Internacional del Libro Infantil y Juvenil (IBBY), que se celebrará entre el 30 de agosto y el 1 de septiembre en Atenas, Grecia.

image

Jacqueline Woodson, Premio Astrid Lindgren 2018

Jacqueline Woodson (Ohio, Estados Unidos, 1963) ha escrito más de 30 libros de poesía, narrativa o ilustrados para lectores infantiles, juveniles y también adultos. Entre ellos destacan Brown Girl Dreaming (2014), memorias en verso de tintes autobiográficos; Last Summer with Maizon (1990), primer título de una trilogía que narra la mistad de dos niñas o Another Brooklyn (2016). Según el jurado del Premio Astrid Lindgren, Jacqueline Woodson se ha hecho acreedora del galardón porque “nos presenta a jóvenes resistentes que luchan por encontrar un lugar donde sus vidas puedan echar raíces. En un lenguaje tan ligero como el aire, cuenta historias de resonante riqueza y profundidad. Jacqueline Woodson capta una nota poética única en una realidad cotidiana dividida entre el dolor y la esperanza”.

En declaraciones a Publishers Weekly, la autora reafirmó su creencia en que “la lectura puede cambiarnos y darnos forma de muchas maneras, y a través de ella podemos estar expuestos a personas, lugares e ideas que de otra manera no podríamos encontrar o confrontar en la vida real”. El Premio Astrid Lindgren (ALMA), que se entregará el próximo 28 de mayo en Estocolmo, recuerda a la autora que creó a la inolvidable y peculiar Pippi Calzaslargas y es el galardón para literatura infantil y juvenil mejor dotado del mundo, con unos 600.000 euros.

Si te ha gustado, compártelo
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario