Antonio Muñoz Molina y el retrato de lo inmediato

El escritor jiennense presenta en la Biblioteca Pública Infanta Elena de Sevilla ‘Un andar solitario entre la gente’, “una invitación a dejarse llevar”.

image

Texto: Susana C. Gómez / Fotos y vídeo: Antonio Ruiz García

“Todo el arte, toda la ficción, lo toma todo de la vida”. Fue la respuesta de Antonio Muñoz Molina a la pregunta de una lectora sobre la realidad y la ficción, pero bien podría ser una síntesis de la gestación de su última obra, Un andar solitario entre la gente, que ha presentado esta semana en la Biblioteca Pública Infanta Elena de Sevilla, el mismo escenario donde un par de días antes Juan José Millás había dicho que “las novelas deben ser metáforas de la vida o no son nada”.

Ante una biblioteca abarrotada de lectores (el libro está en la lista de títulos más vendidos desde su publicación) y justo tras saber que era finalista del premio Man Booker, Muñoz Molina (Úbeda, 1956) explicó que Un andar solitario entre la gente es “una caminata, una divagación, una invitación a dejarse llevar”, un trabajo escrito con “mucha libertad, mucha curiosidad por ver adónde me llevaba” y que está en algún punto entre la novela y el ensayo: “No siempre los libros tienen que ser algo, ajustarse a una categoría concreta”.

image

Como su creador, el anónimo narrador se deja llevar por el paseo y las asociaciones mientras por su discurrir físico y mental se cuelan mensajes publicitarios, titulares de prensa y mil y un detalles del día a día, como podría ocurrirnos a cualquiera de nosotros. Mientras trabajaba en este libro, el también académico de la Lengua paseaba con la “antena receptora” desplegada, una actitud que recomienda: “Está bien estar disponible para cualquier cosa que llegue, eso forma parte de la textura del mundo real, a ver qué pasa, a ver qué me encuentro”, dijo.

Esa disposición le permitió, por un lado, observar cosas en las que de otro modo tal vez no habría reparado y, por otro, aprovechar lo que le iba ocurriendo y las historias con las que se iba cruzando, desde anuncios a temas de actualidad tan dispares como el auge de los populismos, el yihadismo, los payasos siniestros, Beyoncé o Pokemon Go. Asuntos que normalmente no tendrían cabida en una obra literaria, o al menos no todavía. “Al arte y la literatura les cuesta ver lo inmediato y retratar lo inmediatamente contemporáneo, pero ¿cómo se cuenta este mundo en el que vivimos? La ficción ofrece siempre una versión modificada por el paso del tiempo, tras la sedimentación de la experiencia”, aseguró Muñoz Molina, que en este punto recordó cómo Charles Baudelaire contaba “lo que pasaba en la calle, por eso no tenía pedigrí, ni brillo literario” para sus contemporáneos, que despreciaban a un autor cuyo trabajo valía tan poco (como en todo, aquí también hay una “idea jerárquica”) que se publicaba en los periódicos.

image

Precisamente Baudelaire es uno de los escritores con los que coincide el narrador de esta obra en la que el jiennense establece “un linaje, una secuencia filológica” que comienza con el comedor de opio de Thomas de Quincey, que inspiró a Edgar Allan Poe para su El hombre en la multitud. De ahí pasamos a Baudelaire, que leyó y tradujo a ambos, y, por último, a Walter Benjamin, que tradujo a su vez la obra del francés. Por las páginas de Un andar solitario entre la gente pasan todos estos autores que atravesaron serios apuros económicos en una época en la que los escritores “o estaban al servicio de los poderosos o al de un mercado que les otorgaba poco valor comercial, donde su trabajo era mal pagado, mal protegido y no reconocido”.

image

Muñoz Molina recordó (está también en el libro) sus inicios en la escritura, cuando la literatura le encontró, y pese a que en alguna entrevista reciente ha clamado contra “la omnipresencia de la basura” en esta sociedad de usar y tirar que sólo dejará tras de sí montañas y montañas de deshechos, no se deja vencer por el catastrofismo. Por eso ha evitado que el desánimo tiña las páginas de esta obra que no es un ensayo ni una novela y en la que, pese a todo, ha querido “dar testimonio de la abundancia de la belleza”.

Si os interesa adquirir Un andar solitario entre la gente, podéis hacerlo en vuestra librería habitual o siguiendo estos enlaces de compra, con los que nos ayudaríais a mantener este sitio:

| Comprar en Amazon (papel / ebook) | Comprar en iBooks | Comprar en Casa del Libro (papel / ebook) |

image
Si te ha gustado, compártelo
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario