John le Carré saca a Smiley de su retiro en ‘El legado de los espías‘

Dicen que los viejos rockeros nunca mueren, y lo mismo podría decirse de los escritores o, en este caso, de los espías. A sus 86 años el británico John le Carré regresa a las librerías con El legado de los espías, una novela en la que saca de su retiro a su mítico George Smiley un cuarto de siglo después de su aparición en El peregrino secreto (1990).

image

En esta ocasión la trama está protagonizada por Peter Guillam, colega y discípulo de Smiley en la inteligencia británica, al que el presente reclama para ajustar cuentas por su trabajo durante la Guerra Fría ante una generación que nada sabe, ni entiende, de las redes que se tejieron a un lado y otro del Muro de Berlín.

El legado de los espías es una especie de precuela de El espía que surgió del frío (novela con la que Le Carré saltó a la fama y que le permitió dejar su trabajo en los servicios secretos para dedicarse a la literatura) o El topo, dos de los ocho (nueve con este nuevo título) libros en los que aparece Smiley, su inteligente, astuto y melancólico agente, una especie de antítesis de James Bond que hace lo que hace porque alguien tiene que hacerlo pero que tiene claro que en la Guerra Fría, y en todas las guerras, todo el mundo sale siempre perdiendo.

Le Carré, que durante dos años impartió clases en el prestigioso Eton College y cuyo verdadero nombre es David John Moore Cornwell, es alérgico a premios, títulos y distinciones. Ha vendido en todo el mundo más de 35 millones de ejemplares de sus novelas, entre las que destacan las ambientadas en la Guerra Fría (como sus series sobre Smiley o la Trilogía de Karla) pero también las que nada tienen que ver con el tema, como El sastre de Panamá, El jardinero fiel o El infiltrado. En 2016 publicó su autobiografía, Volar en círculos, y además de otros trabajos de no ficción y numerosos relatos ha colaborado en varios guiones de las adaptaciones de sus novelas a la pantalla, como El sastre de Panamá o Asesinato de calidad.

En televisión su George Smiley ha tenido el rostro de Alec Guinness (en dos series para la BBC sobre El topo y La gente de Smiley) y en cine el de Gary Oldman (El topo). El espía que surgió del frío, La Casa Rusia, El jardinero fiel, El sastre de Panamá o El hombre más buscado son sólo algunas de las versiones audiovisuales de las obras de Le Carré. Una de las últimas fue El infiltrado, una miniserie televisiva con Hugh Laurie y Tom Hiddleston.

Si os interesa adquirir El legado de los espías, podéis hacerlo aquí:

| Comprar en Amazon | | Comprar en Casa del Libro | Comprar en iBooks |

Si te ha gustado, compártelo
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario