Padres lectores y hogares con libros, dos de las claves para mejorar la comprensión lectora de los niños

Padres que animan a sus hijos a leer y que tienen libros en casa y profesores que se implican con sus alumnos son dos pilares fundamentales en el desarrollo en los niños del interés por la lectura.
Así al menos lo asegura la Asociación Internacional para la Evaluación
del Rendimiento Educativo (IEA), que en su último Estudio Internacional
de Progreso en Comprensión Lectora (PIRLS)
no se ha limitado a puntuar a
los niños de los países participantes, sino que también ha dado a
conocer cuáles son los factores que influyen en esas puntuaciones y, por
ende, en la cantidad de lectores (y de buenos lectores) que tiene cada
país.

image

Foto: Picsea, en ‘Unsplash’

En el rendimiento de los alumnos influyen numerosos factores, que dependen del contexto social, económico y cultural o de las diferencias entre centros educativos. Pero la clave está en el entorno social y familiar de los niños: la formación de los padres y su profesión, si son aficionados a la lectura y tienen libros en casa, si ayudan y apoyan a sus hijos en los estudios y les animan a leer, si los niños tienen en casa un espacio para estudiar y, además, ordenador o conexión a internet…

Como es de suponer, los niños que obtienen mejores resultados en las pruebas tienen padres con un alto nivel de estudios y empleos cualificados, a los que les gusta leer y animan a sus hijos a hacerlo, que tienen libros en casa y ayudan y apoyan a los niños en sus estudios.

Arturo Pérez-Reverte: “A los 9 años se hacen lectores o se pierden para siempre”

A esa edad, dice el escritor, el niño tiene “una curiosidad enorme y está descubriendo el mundo”, por lo que hay que evitar que se sumerja demasiado en una realidad “evidentemente audiovisual” en la que debe haber “profesores hábiles y padres que se preocupen” por enseñarles que “la lectura no solo complementa sino que enriquece lo audiovisual”. Porque los pequeños deben saber que “lo audiovisual también está basado en los viejos textos” o que “una lectura, un videojuego o una película arranca sus raíces en la literatura de aventuras, en la fantástica o en la medieval”. Entonces “pueden proyectar en lo audiovisual una mayor riqueza intelectual”.

Hogares lectores. Según los datos del informe, los alumnos que mejor resuelven las pruebas de comprensión lectora viven en hogares donde se les anima a leer. Y cuanto antes lo hacen, mejores son los resultados. En España el 50% de los progenitores (la media del informe es 39%) inició a sus hijos en la lectura antes de empezar Primaria (el 62% de los niños españoles llegan a Primaria con habilidades de lectura). Que los padres sean lectores suele reflejarse también en las notas (47 puntos de diferencia), y en España el 41% de los padres asegura que le gusta mucho leer (la media está en el 32%). En cuanto a los alumnos, dicen ser muy aficionados a los libros el 56% (la media está en el 43%). Y, como en la lectura, también es mejor ir al colegio cuanto antes: los niños que asistieron a Educación Infantil obtienen mejores notas.

Libros en casa y en el colegio. Cuanto mayor es la biblioteca de la que disponen los niños en casa, mejores puntuaciones obtienen en las pruebas. La diferencia entre la nota que logran los alumnos que tienen más de 200 libros y los que tienen menos de diez llega hasta los 62 puntos en España. Los responsables del estudio han observado que también incide positivamente, aunque de forma más modesta, el tamaño de la biblioteca del colegio (si es que la tiene) y si el centro dispone de ordenadores con conexión a internet.

Luis Mateo Díez: “La lectura debe ser un compromiso crucial en la educación”

El escritor leonés y académico de la Lengua pide enseñar a los niños desde “pronto” a que “entiendan lo que leen y sepan expresarse”. La lectura es “fundamental”, porque es “el arranque del aprendizaje crucial de la lengua” y “una fuente ineludible de conocimiento y de sensibilidad para el propio niño”. “No podemos decir ‘vamos a meterle este libro’, sino que debemos cultivar la curiosidad en los niños”. Díez pide que la lectura sea un “compromiso crucial en la educación”, pero no sólo en el colegio, también en casa.

image


Foto: Kelly Sikkema, en ‘Unsplash’

Los colegios. No sólo la cantidad de libros o de ordenadores de los centros repercute en la comprensión lectora de los niños. También lo hace que haya buen ambiente y pocos conflictos en esos colegios. En España el 74% de los padres dice estar satisfecho con los centros de sus hijos (10 puntos más que la media) y en éstos se detecta un sentimiento de pertenencia del 69% (también 10 puntos por encima de la media). En cuanto a los conflictos escolares, España tiene cifras de acoso por debajo de la media, aunque la cifra sigue sin ser buena: el 54% de los alumnos dice que casi nunca ha sufrido acoso escolar, el 31% que más o menos una vez al mes ha sido víctima de al menos cuatro incidentes (en el cuestionario se describen episodios como si se han reído de él, le han apartado de los juegos, han difundido rumores, le han robado alguna cosa, le han pegado o amenazado o le han obligado a hacer cosas que no quería) y un 15% de los niños españoles de cuarto de Primaria admite vivir estos episodios de forma semanal.

Los profesores. En otro punto del informe se habla del énfasis que ponen los colegios y los profesores en el éxito académico (si ponen mucho interés, los niños mejoran los resultados, aunque sólo en el 10% de los centros españoles se detecta ese énfasis) y de la importancia de que los profesores estén satisfechos con su profesión, ya que están más motivados y enseñan mejor. En nuestro país, el 73% de los docentes dice estar contento en su puesto de trabajo.

¿Qué es el informe PIRLS?

El informe PIRLS se elabora cada cinco años en unos 50 países. Es la tercera vez que los alumnos españoles participan en esta prueba (en concreto, 14.595 niños de cuarto de Primaria de 629 colegios). El Gobierno español abonó unos 250.000 euros para participar en el estudio, cuyas pruebas tuvieron lugar en la primavera de 2016.

España ha obtenido 528 puntos en comprensión lectora, por debajo del promedio de los 24 países de la OCDE participantes (540) y de la media de los alumnos de los 19 países de la UE que han sido parte del estudio (539). Respecto a la edición anterior, 2011, España ha mejorado 15 puntos. Los mejores resultados de la presente edición los han logrado la Federación Rusa (581) y Singapur (576).

En esta edición, siete autonomías han participado con muestras ampliadas, mientras que la Comunidad de Madrid y Andalucía han tenido una muestra similar a la de un país y sus resultados aparecen en el informe internacional. Los alumnos madrileños (549) están muy arriba en el cómputo global, mientras que los andaluces, con 525 puntos, se quedan un poco por debajo de la media española.

Si te ha gustado, compártelo
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario