‘El hombre que inventó la Navidad’, la historia de cómo Dickens encontró a Scrooge

image

Oliver Twist, Grandes esperanzas, David Copperfield, Cuento de Navidad… Pocos escritores cuentan con tantas adaptaciones audiovisuales de sus obras como Charles Dickens, un autor que disfrutó en su tiempo del cariño de legiones de lectores y que hoy, dos siglos después de su nacimiento, sigue siendo conocido, admirado y querido gracias, en buena parte, a las versiones al cine y televisión de sus historias.

Puede que fuese su talento para crear personajes reales con los que el público pudiera identificarse fácilmente, o tal vez su habilidad para construir y narrar historias atemporales que, como las de Shakespeare, siguen hoy tan vivas como cuando las escribió. O tal vez, como Sergei Eisenstein y D. W. Griffith (entre otros) apuntaron en su momento, porque el prolífico novelista anticipó técnicas narrativas que mucho tiempo después serían usadas por un nuevo lenguaje, el audiovisual, en la traslación de sus propios libros a imágenes en movimiento.

image

Buena parte de la obra de Dickens ha sido llevada a la pantalla (de forma directa o indirecta, porque es innegable, por ejemplo, el hálito dickensiano que desprende ¡Qué bello es vivir!, por mucho que se base en un relato de Philip van Doren Stern), pero sin duda el texto que cuenta con más versiones es Cuento de Navidad (A Christmas Carol), una fábula con espectros, visiones y un malvado inolvidable (Scrooge) que sólo podrá redimirse y esquivar las pesadillas que le acechan si rectifica y deja que entren en su vida el amor y la bondad.

Precisamente Cuento de Navidad es la protagonista de la enésima adaptación de Dickens a la pantalla, aunque en esta ocasión lo que nos propone The Man Who Invented Christmas (El hombre que inventó la Navidad, basada en el libro homónimo de Les Standiford) es asistir como espectadores privilegiados al proceso de creación del popular relato.

image

El director indio Bharat Nalluri firma este largometraje (a tenor del primer avance es un drama con una generosa ración de comedia alocada), en el que Dan Stevens da vida a un Dickens acosado por las deudas e inseguro sobre su futuro como escritor que lucha por reencontrar la inspiración que, parece, le ha abandonado.

Por supuesto, no es ésta la primera vez que vemos en pantalla al Dickens personaje. En la literatura y el cine abundan las historias protagonizadas por creadores, y como es lógico no iba a escapar a ello un escritor tan popular como el padre de Oliver Twist. Como las versiones de sus obras, sus apariciones en pantalla también se cuentan por decenas, ya sea como protagonista o como secundario. Como protagonista quizás la versión más reciente sea la encarnada por Ralph Fiennes en La mujer invisible (dirigida por el propio Fiennes en 2013), pero como secundario ha aparecido en los últimos años en un buen puñado de series de televisión.

image

Por ejemplo, en Doctor Who, donde fue uno de los primeros personajes visitados por el Doctor en la temporada del regreso de la serie, con Christopher Eccleston a los mandos de la Tardis y Simon Callow interpretando al escritor, acosado por fantasmas demasiado reales (curiosamente, el sexto Doctor, Colin Baker, hizo de Dickens en una versión de Cuento de Navidad hace un par de años). Más recientemente, en 2015, The Frankenstein Chronicles (serie protagonizada por Sean Bean) presentaba, con el rostro de Ryan Sampson, una versión mucho más joven del autor, todavía no Dickens sino sólo Boz, tratando de ganarse la vida como reportero.

image

Pero sin duda nuestro último retrato favorito, por lo disparatado e hilarante, aunque muy breve, es el que plasma Andrew Scott, el genial Moriarty de Sherlock, en la serie Quacks (confiamos en que haya más temporadas y que vuelva a aparecer el escritor). Mientras eso ocurre, en un par de meses, justo a tiempo para las fiestas navideñas, tendremos ocasión de ver si la interpretación de Stevens es tan desatada como augura el tráiler del filme de Nalluri.

Precio: EUR 9,40
Precio recomendado: EUR 9,90

 

Si te ha gustado, compártelo
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario