La historia detrás de los seudónimos

Es bastante común y antiguo que los escritores se escondan detrás de un nombre inventado para ocultar su verdadera identidad. Las razones, esgrimidas o también ocultas por los autores, para correr un velo sobre su verdadera firma suelen ser de lo más variopinto y pueden ser políticas, familiares o para evitar problemas sexistas, como bien podemos ver en el gráfico que han elaborado en printerinks. En él se recogen los argumentos que tenían algunas plumas prestigiosas para permanecer en la sombra de un seudónimo. En la lectura de la infografía descubriremos, entre otras cosas, que François Marie Arouet, universalmente conocido como Voltaire, usó el sobrenombre para alejarse de su pasado y poder escribir anónimamente críticas al gobierno. También, que Charles Lutwidge Dodgson, el Lewis Carroll que todos conocemos, tenía una modestia muy acusada y prefería mantener su vida privada al margen de la fama. 

En el gráfico que tenéis abajo también vemos los autores que usaron más seudónimos, la cantidad de libros que algunos escritores crearon bajo nombres supuestos y las razones más comunes para este anonimato autoimpuesto. Una curiosa e interesante lectura a la que os invitamos.

Si te ha gustado, compártelo
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario