La despedida de Oliver Sacks

Oliver_Sacks

Foto: Joshua Wanyama

El neurólogo y escritor Oliver Sacks padece un cáncer terminal y sólo le quedan unas semanas de vida. Lo ha contado en un artículo en el New York Times en el que se despide de sus lectores. Sacks parte de la biografía que en su momento escribió David Hume cuando supo que se moría para contar cómo se enfrenta él a la muerte y de paso hacer balance de su vida. Más que un consejo sobre cómo afrontar ese final, el texto es una lección sobre la vida.

El artículo, titulado, como el de Hume, My Own Life (Mi propia vida) es precioso de principio a fin, pero os dejamos aquí un fragmento:

When people die, they cannot be replaced. They leave holes that cannot be filled, for it is the fate — the genetic and neural fate — of every human being to be a unique individual, to find his own path, to live his own life, to die his own death.

I cannot pretend I am without fear. But my predominant feeling is one of gratitude. I have loved and been loved; I have been given much and I have given something in return; I have read and traveled and thought and written. I have had an intercourse with the world, the special intercourse of writers and readers.

Above all, I have been a sentient being, a thinking animal, on this beautiful planet, and that in itself has been an enormous privilege and adventure.

Cuando la gente muere, no puede ser reemplazada. Deja huecos que no pueden llenarse, porque el destino —el genético y neural— de todo ser humano es ser un individuo único, encontrar su propio camino, vivir su propia vida, tener su propia muerte.

No puedo fingir que no tengo miedo. Pero el sentimiento que predomina es la gratitud. He amado y he sido amado; he recibido mucho y he dado algo a cambio; he leído y viajado y pensado y escrito. He tenido una relación con el mundo, la relación especial entre escritores y lectores.

Por encima de todo he sido un ser sensible, un animal pensante, en este hermoso planeta, y eso ha sido ya un enorme privilegio y una aventura.

Si te ha gustado, compártelo
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario