¿Escribió sir Arthur Conan Doyle el relato ‘perdido’ de Sherlock Holmes?

Hace unos días publicamos el artículo que reproducimos abajo, en el que nos hacíamos eco del hallazgo de un relato de Sherlock Holmes perdido durante más de un siglo. 

Parece que no está claro que la historia fuese en su día escrita por sir Arthur Conan Doyle. Así lo creen Mattias Boström y Ryan Britt, que en sendos artículos en I Hear of Sherlock Everywhere y Electric Literature, respectivamente, exponen sus bien argumentadas dudas sobre la autoría de la historia.

librosdebabel:

Sherlock Holmes

Foto: chay1288

Primero fue Harper Lee, después Dr. Seuss y ahora sir Arthur Conan Doyle. Parece que está de moda encontrar obras literarias olvidadas en trasteros y áticos. En el caso de Doyle no es un texto inédito como los dos primeros, pero sí olvidado y perdido durante más de un siglo, la primera nueva historia de Sherlock Holmes que ve la luz en más de 80 años.

Su descubridor es Walter Elliot, que haciendo limpieza en casa ha encontrado un panfleto de 48 páginas que un amigo le regaló hace medio siglo. La publicación formaba parte de un programa para recaudar fondos para reconstruir el puente de madera de la localidad escocesa de Selkirk, destruido por la inundación de 1902. Dos años después se organizó en la ciudad un evento de tres días en el que se puso a la venta una colección de relatos escritos por habitantes de la zona con el título The Book o’ the Brig. Sir Arthur Conan Doyle, que viajaba con frecuencia a Selkirk, colaboró con una historia de 1.300 palabras protagonizada por su famoso detective: “Sherlock Holmes: Discovering the Border Burghs and, by deduction, the Brig Bazaar”.

A diferencia de la mayoría de las historias de Holmes, el narrador no es aquí el Doctor Watson, sino un supuesto reportero del Bazaar Book al que su editor le encomienda que consiga unas palabras de Sherlock Holmes para incluir en la publicación. El reportero esgrime que tendrá que viajar a Londres para conseguirlas. Su editor responde que no es necesario, que para eso están el telégrafo, el teléfono, el fonógrafo y la Facultad de la Imaginación. En resumen, que se lo invente. Y eso es lo que hace el periodista, inventar una conversación entre Holmes y Watson en la que el primero trata de averiguar adónde va de viaje su fiel doctor y cronista. La respuesta, claro, es a un acto benéfico para salvar un puente.

Más información sobre el hallazgo y el cuento completo.

Si te ha gustado, compártelo
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario